viernes, 30 de diciembre de 2011

Malas noticias: Nos vamos a despertar en el 2012 y todo será igual. Nada milagroso sucede el 31 de Enero a las 12 de la noche. Los solos seguiremos solos, los tristes seguirán tristes, los enfermos seguirán enfermos. El mundo no terminará en el 2012 ni nuestra vida dará un giro de 180 grados. Seguiremos siendo los mismos. El asunto, es sin dudas, qué “mismos” queremos ser. Los agradecidos, los bondadosos, los dignos de amar y ser amados… O unos perfectos gusanos. Esa es la decisión que hay que tomar (en el 2011 o en 2012, da igual) Y porque soy la misma de siempre, le robo, como siempre la última frase a Joaquín: “Que el fin del mundo te pille bailando, que el escenario me tiña las canas…”

1 comentario:

Gamar dijo...

No Clau, no va a ser igual. Pasé casi todo el 2011 sin saber nada de vos y el 2012 arranca sabiendo que estás bien. Para mi es mucho mejor y si bien no creo en milagros, siempre está abierta la puerta para que me demuestren lo contrario.
Las mejores cosas nos pasan cuando menos las esperamos.
Te mando un beso grande desde acá, muy lejos, pero cerca a la vez.