sábado, 24 de noviembre de 2007

19 DIAS Y 500 NOCHES

19 DIAS Y 500 NOCHES es una canción sorprendente… Altamente recomendable para iniciarse en el mundo “sabinesco”… Quienes la escuchen por primera vez se van a encontrar con una buena historia, excelentemente contada, juegos de palabras, metáforas envidiables, música pegadiza y estribillo inolvidable. A mi criterio, es una de las canciones mejor logradas de Joaquín. En principio, porque Sabina consigue poner en palabras lo que todos los que alguna vez nos vimos obligados a olvidar, hemos pasado… Porque cuando uno necesita imperiosamente arrancarse a alguien del corazón, lo más probables es que tarde más noches que días y que la proporción exacta sea de 19 contra 500. Así que desde el título, es una canción con la que me siento identificada. En segundo lugar, porque su primer estrofa ya es una estupenda metáfora: “Lo nuestro duró, lo que duran dos peces de hielo, en un güisqui on the rocks”. Y lo mejor de este tema, lo más ocurrente, lo más destacable, lo que siempre me causó gracia y admiración, es que tenemos un Joaquín que nos grita a los cuatro vientos que como ella se fue, vuelve a los bares, a las putas y a la cocaína… Así de tremendo… Pero Joaquín lo dice de una manera tan bella, que uno se conmueve y hasta se apiada de él…

Y regresé
a la maldición
del cajón sin su ropa,
a la perdición
de los bares de copas,
a las cenicientas
de saldo y esquina,
y, por esas ventas
del fino Laína,
pagando las cuentas
de gente sin alma
que pierde la calma
con la cocaína,
volviéndome loco,
derrochando
la bolsa y la vida
la fui, poco a poco,
dando por perdida.

A alguno de ustedes se le hubiera ocurrido describir a una prostituta como una “cenicienta de saldo y esquina”??? Seguramente no… Por eso nosotros no somos Sabina, y él sí.

No hay comentarios: